El infierno si existe.


Una de las cosas más chocantes de las religiones, son para mi esos castigos del infierno o los premios que te prometen del cielo en nuestro caso de vivir en un paraíso o tener como en el caso musulmán cien vírgenes para uno solo...desde pequeño no podía comprender esos tormentos del infierno y me costó muchos castigos en clase de religión por preguntar cosas que según el cura era cuestión de fe...
Quizás eso me llevo a una continua busca de la verdad y mentiras que pudiera haber detrás de los textos sagrados de las religiones afines a la nuestra intentando comprender su significado, pues jamás me he conformado con creer ciegamente las cosas que me dicen si no las entiendo...

Es que me resulta muy difícil, pensar en un dios que venden tan misericordioso y bueno que te vaya a condenar a un infierno para toda la eternidad, de que le sirvió entonces mandar a su hijo a morir en la tierra para salvar a una humanidad que ha demostrado no tener salvación posible. Creo que han vendido mal el concepto de dios a lo largo del tiempo, pues aunque digan que nos hizo libres para seguir por el camino del bien y del mal, somos unos seres realmente malvados y la historia nos lo demuestra con sus guerras, asesinatos y genocidios cometidos incluso dentro de la iglesia católica.

También creo que a mi entender, hubiera sido mas efectivo hablarnos de un dios que no castiga ni premia, un conjunto de enseñanzas morales basadas en el respeto mutuo y la generosidad con nuestros hermanos, pero por supuesto dando ejemplo la propia iglesia que es la que me ha apartado a mi de cualquier fe y me ha echo también no creer en las demás y plantearme la existencia de dios.

Como desde que nací me he criado entre curas y monjas, el miedo a ese infierno es el que me ha tenido atado a la religión católica, no podía renegar de algo que me tenia subyugado hasta lo más profundo de mis miedos y que me ha costado tanto tiempo escindir de mi vida para liberarme. 

Puede que a la mayoría de los católicos, ese miedo los ata de por vida, cuando lo ideal seria que fuera el amor al prójimo y el respeto que se le debe a todo ser humano. No concibo que las personas se muevan en un sentido positivo o negativo por los miedos o las promesas de sus premios después de la muerte. Las religiones necesitan replantearse de nuevo su predicamento a la hora de vender la existencia de dios, tendrían que convencer de nuevo de su honestidad compartiendo parte de su gran riqueza a los pobres que lo necesitan y así predicar con los echos tal como dicen los evangelios, como se entiende  que las personas sigan creyendo en una religión que actúa de forma tan distinta de lo que predica...

De lo único que si estoy convencido es de que el infierno es real, existe, pero no en la otra vida, el infierno lo vivieron los judíos en los campo de concentración, los rusos masacrados en las purgas, los católicos bajo la inquisición, los millares de mujeres sometidas a las vejaciones de sus propios maridos, los obligados por los gobiernos a luchar en guerras que no les incumben y el mayor de los infiernos lo están viviendo actualmente en África con esos niños muriendo de hambre y enfermedades, mientras los opulentos países, mueren por enfermedades de su propia opulencia.

Vista las cosas desde un punto general, parece que la humanidad es realmente mala, me preguntaba que porcentaje existe de gente mala y buena en este mundo, analizándolo en su justa medida, creo que hay muchisima gente mas buena que mala, el problema es la repercusión que tienen la verdadera gente inhumana que hay, pues son los que tienen el peso especifico suficiente como para influir negativamente en lo que percibimos. Recordemos la influencia que tuvo un solo hombre como Hitler al que siguieron una serie de fanáticos que acabaron con medida Europa...y de paso a otros muchos dictadores y genocidas  o las mafias de las drogas con su infierno personal.

Y como no, nuestra propia iglesia católica con esos siglos oscuros de la santa inquisición, (me niego a ponerlo en mayúsculas), cuantas torturas y asesinatos cometieron para sacar falsas confesiones y todo con el patrocinio o connivencia de los papas de turno...me parece una burla llamarle santa inquisición a un gremio dedicado a causar tanta muerte y dolor. ¿Que valor tiene después de tantas barbaridades eso de llamarle santo padre?...

No hay justicia en este mundo y somos nosotros los que hemos creado nuestro propio infierno, para que imaginarse otro infierno después de esta vida, ¿acaso no hemos tenido suficiente infierno en esta?


No hay comentarios:

Publicar un comentario